Agosto 07, 2019

Este proyecto contra el cambio climático es tan extraño, que no creerás que es verdad

Este proyecto contra el cambio climático es tan extraño, que no creerás que es verdad

Diseñar una máquina de proporciones extraordinarias, que dispense hielo y agua de mar por las costas de la Antártida, parece una locura, pero resulta ser la propuesta de un conjunto de científicos en contra del cambio climático. ¿Funcionará? ¿De qué se trata? Aquí te contamos todo.

El caos se avecina como una avalancha

El problema del cambio climático cada vez se hace más grande y los científicos comienzan a dirigir su atención a crear medidas que busquen prolongar la vida del planeta, pero ¿cómo lo harán?

Una serie de estudios especializados, concluyeron que la pérdida acelerada de hielo de la región de la Antártida, no se detendrá ni porque el mundo entero detenga las emisiones de carbono… ¿qué significa? Un aumento estimado de hasta 3 metros en todos los océanos en el próximo siglo.

Te podría interesar: ONU: En 50 años la tierra podría ser inhabitable. 

Tres metros parece ser poco, pero representaría un caos terrible para grandes ciudades como Nueva York, Cúcuta y Shanghái porque quedarían sumergidas bajo el mar; sin calcular los terribles daños a la fauna de los polos y las consecuencias en las mareas.

¿Cómo podemos resolverlo?

Un grupo de científicos del Instituto de Investigación de Efectos Climáticos de Potsdam, propuso en la revista Science Advances una estrategia extraña, pero que podría resultar: sacar trillones de litros de agua de mar, desalinizarlos y rociarlos sobre la Antártida para convertirlos en nieve.

¿Con qué propósito? Aumentar los índices de hielo y mitigar el daño que se le ha hecho.

Según la ONU, a la Tierra le quedan únicamente 30 años de vida. Imagen: Pinterest.-

Pero hay un detalle; el proyecto es tan descabellado que ni los propios científicos lo ven como una opción viable.

«El esfuerzo necesario sería enorme, como un alunizaje antártico. Depende de la sociedad tomar esta decisión, no puede rehuir de la toma de decisiones», explicó Anders Levermann del Instituto Potsdam para la Investigación de Impacto Climático en Alemania, líder de la investigación.

Según sus cálculos aproximados, saldría más económico perder la ciudad de Nueva York en el océano que iniciar el proyecto.

El hielo podría extinguirse, tal como lo han hecho cientos de especies

«Como científicos, creemos que es nuestro deber informar a la sociedad sobre todas las posibles opciones para contrarrestar los problemas que se avecinan», explicó Levermann. «Por increíble que parezca [la propuesta], para evitar un riesgo sin precedentes, la humanidad podría tener que hacer un esfuerzo sin precedentes».

¿Cuáles son los riesgos de esta propuesta?

Es una situación sin precedentes, por lo que los científicos actuarían en un plan de acción a base de ensayo y error, pero con los costes multimillonarios de la operación, no podrían permitirse fallar. Aun así, la lista de consecuencias es alarmante.

“Hacerlo sería terrible porque significaría que podríamos dañar seriamente el oeste de la Antártida. La cuestión es que nos enfrentamos a un dilema: la capa de hielo de la Antártida occidental se ha desestabilizado. Ahora ha sucedido debido al aumento de la temperatura del agua de los océanos. El hielo del fondo se ha desaparecido provocando una desestabilización impresionante, y ahora descargará todo su hielo al océano y elevará el nivel del mar más de tres metros, tres metros y medio a lo largo del próximo siglo”.

Una opción loca, pero menos peligrosa

 

La mala calidad del aire, el derretimiento de la capa de hielo y la expansión de los desiertos, causarán la muerte de la humanidad en 30 años, según cálculos de la ONU.  Imagen: Pixabay.-

Hay cientos de propuestas enfocadas en el cambio climático, pero Levermann asegura que la peor de todas es la geoingeniería.

¿Qué es la geoingeniería? Una propuesta que consiste en la manipulación a gran escala de los sistemas de la naturaleza para manejarla a nuestro antojo.

¿Por qué es “la peor” alternativa? La naturaleza es impredecible y buscar alterarla podría ocasionar un caos inimaginable.

“Me opongo firmemente a la geoingeniería en una escala amplia. Puede que la gente llame geoingeniería a lo que proponemos en nuestro estudio, pero diría que no se trata de esto, porque no quiero interferir en ningún sistema dinámico (como patrones climáticos) porque no entendemos del todo estos sistemas dinámicos”, explicó.

Por los momentos, la propuesta se mantendrá en estudios y el planeta queda a la espera de una opción que sea más viable, económica y efectiva.

Con información de: Shutterstock

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0