Julio 27, 2019

Safa y Marwa: La cirugía pionera que logró separar a dos siamesas en Londres

Safa y Marwa: La cirugía pionera que logró separar a dos siamesas en Londres

Tras múltiples operaciones que permitieran un resultado satisfactorio, las hermanas de origen paquistaní, Safa y Marwa, ya no son siamesas. Las gemelas, que nacieron con una condición conocida como craneópago, se sometieron a diversos procedimientos quirúrgicos pioneros de la ciencia durante los últimos 11 meses.  

El nacimiento de Safa y Marwa Ullah

La única advertencia que Zainab Bibi, madre de las niñas, recibió antes de dara luz, vino por medio de un ultrasonido. Este reveló que era mejor acudir a un hospital, en lugar de permanecer en su hogar para dar a luz, tal y como lo había hecho con sus siete niños, anteriormente.

 

No obstante, nadie estaba al tanto de la magnitud de complicaciones que existirían a partir del parto.

 

Una vez en el Hospital Hayatabad en Peshawar, ubicado en el norte de Pakistán, se le aconsejó a la madre que le fuera realizada una cesárea. De este modo, nacieron sanas y casi en perfectas condiciones Safa y Marwa, el 7 de enero de 2017.

Los nombres de Safa y Marwa vienen en honor a las colinas gemelas en la Meca, Arabia Saudita.-

 

Tras recuperarse de la cirugía, cinco días después del nacimiento de las niñas, se debía informar a la madre sobre la naturaleza de sus hijas.

 

Resulta que para preparar a la madre del impacto, primero le entregaron una fotografía de las niñas, donde pudiese observar que estaban unidas por el cráneo. No obstante, la madre no se percató de ello, hasta unos instantes después.

 

«Eran muy hermosas y tenían un cabello divino y piel blanca. Ni siquiera pensé en el hecho de que estaban unidas. Me las regaló Dios», explicó  Zainab Bibi, madre de las niñas, refiriéndose a la primera vez que las vio por medio de una fotografía.

 

La decisión de separar a las gemelas Safa y Marwa

La cirugía fue una decisión tomada a contrarreloj, pues debía realizarse antes de que las niñas cumpliesen un año de edad.-

 

Fueron numerosas las opciones que exploró la familia al momento de tomar la decisión sobre separar a las siamesas, pero ninguna aseguraba con toda certeza que las niñas vivirían después de la cirugía.

 

Finalmente, al hacer contacto con Owase Jeelani, neurocirujano pediatra de Cachemira, el especialista expresó que las pequeñas podían ser separadas con seguridad. No obstante, el único requerimiento era llevar a cabo el procedimiento antes de que las gemelas cumplieran un año.

 

Las niñas contaban con 19 meses de edad, y para agosto del 2018, casi todos los preparativos para ser trasladadas al Hospital Great Ormond Street de Londres (GOSH, por sus siglas en inglés) estaban listos. Pero todavía no había los fondos suficientes para financiar las operaciones.

Zainab Bibi, madre de las niñas, comprendió los peligros de las cirugías, pero decidió confiar plenamente en el equipo.-

 

Poco tiempo después, un acaudalado empresario paquistaní Murtaza Lakhani, se ofreció a pagar, voluntariamente, los gastos correspondientes al tratamiento de las gemelas.

 

«Las gemelas son de Pakistán, igual que yo. Sin embargo, la verdadera razón por la que las ayudo es porque es una operación que va a salvar la vida de dos niñas. Para mí, es una decisión sencilla, así es como se construye el futuro», expresó Lakhani.

 

Safa y Marwa, las siamesas craneópago

 

Las siamesas Safa y Marwa Ullah nacieron con una condición denominada craneópago, definida por la Clínica de la Universidad de Navarra como «gemelos siameses unidos por la cabeza». En enero de 2017, las niñas nacieron con partes de sus cerebros unidos y entrelazados, por lo cual, las cirugías llevadas a cabo resultarían sumamente complejas.

El cuidado y separación de las gemelas requirió a un equipo de 100 personas del GOSH.

 

 Las gemelas contaban con una fisiología particular, a partir de su condición. Nunca se habían visto a la cara, y para el equipo del GOSH, los procedimientos quirúrgicos eran el equivalente a separar una red compleja conformada por venas y arterias.

 

Al estar unidas, cada gemela abastecía y nutría con sangre a la otra. Cualquier accidente era capaz de provocar un accidente cerebrovascular irremediable.

 

Tres cirugías llevadas a cabo con tecnología de punta

El equipo estaba preparado con escáneres tradicionales, modelos de la piel, cráneo y cerebros en 3D de las niñas.-

 

La primera cirugía llevada a cabo tenía como objetivo retirar tres grandes segmentos de cráneo.

 

David Dunaway, cirujano plástico responsable de la reconstrucción, explicó el desafío que implicaba la edad de las gemelas:

 

 «Siendo mayores son muy activas y cualquier cosa que hagamos debe ser suficientemente fuerte para resistir las fuerzas a las que se enfrentarán con la cabeza».

 

Un mes después, se realiza la segunda operación para dividir las venas compartidas que tienen como objetivo drenar sangre en los cerebros de las gemelas. La operación duró más de 20 horas.

 

En este procedimiento en particular, Safa, la gemela más débil, presentó signos de estado crítico hasta que, finalmente, se fue recuperando.

 

Para el mes de enero del 2019, los cirujanos plásticos David Dunaway y Juling Ong buscan resolver uno de los problemas más evidentes, pero importantes: la falta de piel para cubrir los cráneos, una vez que se separen.

 

Un mes más tarde, en febrero, se realiza la tercera y última cirugía. Durante siete horas, las conexiones de hueso, cerebro y tejido serán cortadas.

Finalmente, Safa y Marwa ya no son siamesas.-

 

El hecho de que la supervivencia de cada niña ya no dependa de la otra, logró facilitar y regular la asistencia de sus signos vitales. Ahora, solo queda la reconstrucción del cráneo.

 

«Un pedazo para mí, un pedazo para ti, un pedazo para mí, un pedazo para ti», dice Dunaway, refiriéndose a cómo fue separar dos montones de fragmentos craneales.

 

Fotografía de Zainab Bib, madre de las niñas, cuando se le anuncia que las niñas están finalmente separadas, tras 17 horas en el quirófano.-

 

«El cráneo está útilmente diseñado en tres capas: la interior y la exterior son de hueso muy duro y fuerte, pero en medio hay una capa similar a un panal que puedes dividir. Tiene la mitad de grosor pero con esta podremos cubrir casi toda la cabeza con hueso», explica Dunaway.

 

Ante la tarea final de estirar la piel sobre los cráneos reconstruidos, los cirujanos se sorprenden al percatarse de que hay suficiente para cubrir la unión.-

 

Recuperación y regreso a Pakistán

 

Cinco meses después de que las gemelas fueron separadas, llega el día para dar de alta a Safa y Marwa. A pesar de que ambas necesitan injertos de piel para sus cabezas, los avances fisioterapéuticos se han realizado satisfactoriamente.

Los cirujanos Owase Jeelani y David Dunaway establecieron una organización de caridad denominada Gemini Untwined.-

 

La familia de Safa y Marwa permanecerá en la capital de Reino Unido durante al menos seis meses más, con la finalidad de recibir una fisioterapia y una recuperación de calidad.

 

Finalmente, su plan es regresar a Pakistán a inicios de 2020.

«Estoy muy feliz. Con la gracia de Dios ahora puedo abrazar a una durante una hora y después a la otra. Dios respondió nuestras oraciones», dijo la madre de las gemelas Safa y Marwa.-

 

Con información de: BBC / La Vanguardia / CUN / CNN Español / ABC 

  • Me encanta 4
  • Me divierte 0
  • Me asombra 2
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0