Marzo 26, 2018

Las 20 nuevas leyes del Poder Personal

Las 20 nuevas leyes del Poder Personal

Por Daniel Colombo |

Se llama Poder Personal a la habilidad de muchas personas de crear la vida que desean, para ellos y, a su vez, mejorar el entorno directo e indirecto.

La palabra “poder”, en sí misma, retrotrae a una inmensa cantidad de seres humanos a concepciones desfavorables para el desarrollo humano, como la soberbia, acumulación e injusticia, por nombrar unas pocas ideas asociativas. Sin embargo, como en todo, el poder, en sí mismo, no tiene nada de malo para ser ajusticiado de tal manera.

Bien ejercido y conducido, se constituye en una dinámica virtuosa de transformación y crecimiento tanto individual como colectivo.

Cuando cualquier persona entrega su poder personal, pierde la capacidad de vivir de acuerdo a sus principios, anhelos y metas. Al otorgárselo a otro o a las cosas -por ejemplo, al dinero, una fantasía sobre cómo deberían ser las cosas, un dios o un gurú-, pierde noción de sí mismo y de su propia valía. Allí empieza la dificultad.

Al perderse en los insondables caminos internos, se visualiza en forma distorsionada, cambiando su percepción acerca de sí mismo.

Si desea vivir con mayor felicidad, equilibrio y plenitud en todos los aspectos, será necesario volver para atrás, “des-andar” el camino, y retomar la senda de la virtud en el desarrollo interno como único pasaporte para reencontrarse.

 

·      Las 20 nuevas leyes del Poder Personal

Durante siglos los filósofos, terapeutas y estudiosos de la conducta humana han elaborado complejas teorías acerca de la estructura de la personalidad y del Ser. Enredados en su propio laberinto, los caminos se presentan a veces un poco confusos y no permiten conducir más eficazmente a ese ser que busca respuestas. Lo único que pide a gritos, desde el niño miedoso que anida en su interior, es una luz, una salida, una alternativa para reconectar con quien es.

Las 20 nuevas leyes del Poder Personal que aquí presento, son una herramienta de autoconocimiento. Como herramienta, se oxida si no la practicas lo suficiente, ya que sólo así podrá trascender el sentido que subyace más allá de una secuencia de palabras que expresan conceptos inherentes al Ser Humano. Por lo tanto, la invitación es a llevarlas a la práctica para recobrar el Poder Personal, que siempre está y siempre estará. Sólo que, a veces permanece oculto.

 

1.     El Ser es inmanente. Tu esencia es siempre pura desde el origen. Son los aprendizajes y condicionamientos sociales, y la vida de relación desde que nacemos, los que van transformándonos en positivo o negativo, a través de cadenas de creencias.

2.     Las respuestas ya las tienes. Si te dejas guiar por tu intuición -que es infinita- tu Ser interno, ese que sabe cómo eres en verdad, te ayudará a resolver prácticamente cualquier situación que se presenta como desafío.

3.     Desapégate de la aprobación de los demás. Si vives queriendo vivir de acuerdo a lo que opinan las demás personas, pierdes tu integridad y te vacías por dentro.

4.     Trabaja en tu conexión interna. Así como encaras un proyecto al que le dedicas tiempo y esfuerzo, necesitas hacer lo mismo con tu interior. Allí yacen tus virtudes. Observa bien a los maestros que eliges en el camino del autoconocimiento: será tu intuición los que te guíen. Si lo deseas, practica alguna forma de conexión con tu ser superior, que es una excelente forma de conectar con tu ser interno.

5.     Rodéate de personas que te amen por quien eres. Aleja a los que se acercan por lo que tienes o representas desde su imaginario -o lo que tú mismo proyectas-.

6.     Silénciate. Es la clave diaria para encontrar el equilibrio.

7.     Busca entender, no justificar lo injustificable. Aprende esta distinción.

8.     Perdona. Suelta todo lo que tienes apegado en hechos del pasado que, quizás, ni siquiera el otro recuerda. Si puedes resolverlo frente a frente, mejor. Si aquella persona ya no está, realiza algo que sea significativo para ti para dejar ir eso que te limita. Recuerda que la ira y el resentimiento enferman.

9.     Aprende a mirar el corazón de las personas. Entrando por una mirada sincera por los ojos -el espejo del alma, como se dice-, atravesarás el puente interno directo al corazón. Verifica qué hay allí en cada vínculo que establezcas.

10.  No adornes a los demás, ni a ti mismo. Muchas personas colocan luces de colores y espejitos llamativos a cualquier ser humano con que se cruzan… incluso sin conocerlo personalmente -como sucede en esta era en las redes sociales-. Lo adornan y le ponen tantos atributos que, cuando lo llegan a ver en verdad, se decepcionan.

11.  Mantente sereno y observando. No necesitas enojarte ni expresar toda tu ira peleando contra el mundo; más bien, desapégate de las situaciones que te generan confrontación interna. Elige no participar de esa forma en el mundo.

12.  No maltrates ni permitas que te maltraten. Aprende a decir que no y a poner límites.

13.  Conéctate con la naturaleza y con tu respiración consciente; y cuida tu salud por sobre todas las cosas. Dedícate al menos 5 minutos diarios, cada día, para estar a solas contigo.

14.  No te pongas etiquetas; ni etiquetes a los demás. Esto sólo genera separación. Más bien enfócate en ver con los ojos del alma qué es lo que puedes aprender, incluso de aquella persona que te saca de las casillas, o que no opina como tú.

15.  Crea conversaciones ricas y profundas. Empezando por tu diálogo interno, ese que sucede todo el tiempo sin que te des cuenta, desactiva tus prejuicios y tus laceraciones. Reemplaza los pensamientos por aquellos de amabilidad, y entrénate en ejercer esa forma de vincularte con el mundo en su totalidad. Se logra paso a paso.

16.  Enfócate más en lo que quieres, y menos en lo que no quieres. Esta es la mayor clave del éxito en cualquier campo que desees alcanzarlo.

17.  Vive a pleno más experiencias. Esto implica que sueltes y dejes de lado los símbolos que tú mismo o el mundo quiere imponerte (como el estatus, la ropa, el figurar, y cualquier otra cosa que quizás te brinde una satisfacción momentánea; pero que no perdura ni es esencial al final del camino).

18.  Cultívate de todas las mejores formas que consideres apropiadas. Incorpora hábitos saludables a tu vida, lecturas que te enriquezcan, habita tus palabras para que luego no tengas que arrepentirte de tus dichos.

19.  Practica la humildad. Por dentro, agradece y envía un mensaje positivo desde tu intención interna en cualquier situación de la vida, empezando por las que te desagradan. Observa cómo cambia el resultado de tu vida si proyectas esa imparable energía positiva interna. Esto es Poder Personal en acción, tangible y concreto.

20.  Diviértete. El paso por el mundo es apenas un soplo en la eternidad. Juega, disfruta, abraza, ama, suelta lo que te limita y proyecta tu luz al mundo: hace falta muchas más personas haciéndolo al mismo tiempo.

 

Te deseo todo lo mejor en este camino de reconquistar, o descubrir, tu Poder Personal. Así será.

  • Me encanta 5
  • Me divierte 2
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0