Diciembre 07, 2020

¿Cómo saber si mi contenido le va a gustar a mi audiencia?

¿Cómo saber si mi contenido le va a gustar a mi audiencia?

El cómo saber si el contenido le va a gustar a tu audiencia es parte de la estrategia que debes seguir para tener éxito en las redes sociales.

Escucha aquí el episodio del podcast Claves para aprender y crecer donde hablo sobre este mismo tema.

Escucha «¿Creas contenido atractivo pero no le gusta a tu audiencia? • Marketing y Productividad • Culturizando» en Spreaker.

Ahora es más común ver a las mismas personas en diferentes redes sociales, pero no hacen lo mismo, no esperan lo mismo del contenido que se comparte. Esto último es algo que muchos pasan por alto, a veces por flojera, por falta tiempo, poca creatividad, presupuesto apretado o por simple desconocimiento… se abandona ese pequeño pero significativo detalle.

Lo he dicho en otras oportunidades no hay error en compartir el mismo tema, lo que debe variar es cómo se dice, cómo se enfoca, a través de qué se comunica y obviamente el texto que se utilice.

Usando las estadísticas que te dan las propias redes sociales, puedes saber quienes son, dónde están geográficamente los seguidores que ya tienes, cómo es la interacción que están teniendo actualmente con el contenido que les compartes, en qué se están interesando más.

Si tienes una página web, puedes consultar las estadísticas del tráfico que llega a tu sitio para saber desde dónde están llegando las visitas. Algo super importante… ¿Cuánto tiempo pasan en tu página web? Eso es clave porque determina el interés que tienen en tu marca o tu contenido.

¿Están llegando desde tus redes sociales, desde el enlace que colocaste en el email que le enviaste o fue a través de un buscador de Internet? Si respondes sí a una o más de estas preguntas, te digo que vas por muy buen camino con el contenido que estas generando.

Saber todo esto te va a permitir crear o seguir creando contenido de valor.

También sabrás que lo estás haciendo bien, si el público que mejor responde son aquellos que son más parecidos a tu público meta. Ellos, en gran parte, son quienes van a darte la pauta para el contenido que crearás para ellos. Debes escucharlos, conectar con ellos, con sus necesidades, adelantarte a lo que puedan estar necesitando creando contenido que les pueda ser útil digamos en épocas estacionales como Navidad o la época de vacaciones.

Cuando notas que las personas no están conectado con algún tipo de contenido que compartes, con algún tema que es muy relevante para tu marca y que realmente identifica lo que haces y aporta valor… es momento de que evalúes la manera en la que estás compartiendo el contenido y a su vez si en realidad ese esfuerzo enorme que hiciste por crear esos videos o esas imágenes -que quedaron espectaculares y son super creativos- son para esa audiencia que ya tienes en esa determinada red social. Importante que te enfoques en agradarle a tu cliente ideal.

No es descabellado sacar la conclusión de que a lo mejor Instagram no es la mejor red para tu producto o servicio. O que quizás no es en imágenes estáticas la mejor manera de conectar con tu audiencia.

Recuerda, lo que más importa es que conecte, que a las personas les llegue el mensaje y que se conviertan en tus clientes.

Claves para probar si ese contenido le va a gustar o no tu audiencia.

Lo primero es que lo compartas mencionando algo a fin a ese tema. Por ejemplo, si eres orfebre y quieres sacar una colección con un tipo determinado de cristales pero no estás seguro de si les puede interesar a tus clientes. Puedes ir descubriendo si eso les va a gustar haciendo tu propia investigación de mercado entre tu audiencia, podrías mencionar las virtudes de esas piedras que piensas utilizar o cómo ese cristal puede ayudar a controlar la ansiedad en las personas que lo portan en una pieza de joyería.

Otra cosa importante y que está relacionada con el uso del mismo contenido en las diferentes redes sociales es que por ejemplo el video que quedó genial y fue un éxito en Instagram, súbelo a YouTube, y el enlace de ese video lo agregas a tu página web en un artículo escrito donde explicas de otra manera el contenido del video.
También puedes publicarlo en Facebook, allí vas a poder compartirlo en grupos también. Puedes también subirlos a LinkedIn, a Twitter… No olvides usar palabras claves, hashtags, variar los comentarios al pie del video, y hacerlo en diferentes momentos, to diría que entre 5 o 7 días de diferencia. Y ese mismo contenido que compartiste en video, si ves que le gustó a tu audiencia, ponerlo en palabras diferentes y compartirlo en varios formatos.

¿Qué vas a lograr con eso? Aprovechar los recursos. No es fácil crear contenido para cada red social por separado, si no tienes presupuesto, pero tienes creatividad, vas a poder hacerlo. Y no solo eso,  si es un contenido que logra conectar y atraer clientes, con esa clave vas ganando.

Por otro lado existen unas especies de directrices realmente básicas para saber qué tipo de contenido es el más apropiado para cada tipo de red social.
En el episodio que se llama «Cuál es la mejor red social para mi negocio», hablo sobre eso específicamente. Me enfoco en Twitter, Facebook, Instagram, LinkedIn y TikTok. Escúchalo aquí.

Escucha «¿Cuál es la mejor red social para mi negocio? • Marketing y Productividad • Culturizando» en Spreaker.

¿Cómo adaptar contenidos de acuerdo a la naturaleza de cada red social?

Aún cuando por ejemplo creas que un contenido de cine no va con la comunidad de LinkedIn puedes adaptarlo para esa red social. En este caso en particular se me ocurre que puedes hacerlo compartiendo películas que ayuden con el desarrollo profesional, que puedan inspirar a emprendedores y hasta quizás alguna película que represente un gran avance tecnológico o quizás un logor profesional para sus creadores. Todo eso puede ser a fin con la comunidad de LinkedIn, no lo van a ver descabellado siempre que expliques el por qué lo compartes y, sin olvidar siguir uno de los mandamientos de las estrategias de contenidos, tener como finalidad cumplir los objetivos.

Otro ejemplo es este que me pasó. Yo he visto un montón de gente bailando y dando tips… de cualquier cosa hasta médicos… y siempre me pregunto… Esta persona que nunca había salido bailando en sus redes y siempre se veía muy seria ahora viene y me enseña otra versión de si misma u otra versión de su marca, me da los mismos tips pero ahora lo hace bailando mal, al ritmo de una música que no me gusta… Para mi es un unfollow, porque yo no seguí a esa persona en Twitter, Instagram o Facebook para verla bailar. Ojo hay público para todo, quizás eso conecta con un público joven pero no con uno de 30 años o más.

Lo que quiero que entiendas es que eso no es para todo el mundo. Sobre todo en personal branding donde eres la imagen de tu marca. ¿Confiarías en un abogado que baila para darte tips de cómo proteger tu patrimonio? ¿O que te dice que él es el mejor abogado de divorcios del país al ritmo de Bad Bunny? Pasa igual con los médicos, y los centros de salud.

Hay mezclas de contenidos, medios y profesiones que simple NO se deben hacer. Porque perjudican más de lo que que benefician.

Aquí me refiero al fenómeno de TikTok y como los bailes se ha expandido a todos los espacios… Y casi siempre llego a la conclusión de que eso es resultado de la falta de originalidad de la gente, de la necesidad de pertenecer a un grupo y de tomarse literal la frase «si el pudo, yo puedo».

Por eso mi llamado a que te enfoques, te inspires en lo que hacen quienes se atreven a hacer cosas diferentes y comiences a crear contenido realmente original. Sí, lo sé, que es más cómodo repetir lo que otros hacen que aparentemente les resulta «exitoso» pero, al enfocarte en lo que te hace diferente a ti vas a poder llegar a más.

  • Me encanta 1
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0