Noviembre 20, 2012

Así nacen los Derechos del Niño

Así nacen los Derechos del Niño

La “Declaración de los Derechos del Niño” tiene su origen en la labor de Eglantyne Jebb, quien al recorrer Europa se da cuenta de las pobres condiciones de vivienda de los niños y sus familias, producto de las guerras.

De esta realidad de los niños, Eglantyne crea la fundación “Save the Children” en 1919. Con el objetivo de dar una oportunidad y un futuro a los niños, esta fundación busca recolectar dinero para las familias de los niños de forma de acabar con la hambruna. Al estallar la primera guerra mundial la fundación ayudó a muchas familias en Berlín y Austria.

En 1932 la fundación se expande hacia los Estados Unidos debido a las pobres condiciones de vida de muchas familias producto de la Gran Depresión. La fundación, hoy establecida en más de 50 países, ofrece un aporte múltiple para atacar la pobreza, las malas condiciones de salud y ofrecer oportunidades de estudio, de manera de cambiar el futuro de los niños.

Con el progreso de la fundación, Eglantyne elaboró en 1923 la “Declaración de los Derechos del Niño”, publicada por primera vez en la revista de “Save the Children”. En 1924 fue adoptada por la sociedad de naciones. Es en 1959 cuando se adopta la “Declaración de los Derechos del Niño” en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Esta declaración promulga que todo niño tiene derecho a disfrutar de todo lo enunciado sin excepción, se le debe ofrecer oportunidades y servicios para su desarrollo, al nacer todos tienen derecho a nombre y nacionalidad. El niño que nazca con necesidades especiales o algún tipo de impedimento social deberá recibir el cuidado para su condición, todo niño necesita amor y comprensión, seguridad moral y material; educación gratuita y obligatoria.

Una colaboración de Michelle González @michelle9790 para @Culturizando

Culturizando no se hace responsable por las afirmaciones y comentarios expresados por sus columnistas, anunciantes o foristas; y no reflejan necesariamente la opinión de la misma.
Culturizando se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que por su naturaleza sean considerados ofensivos, injuriantes, fuera de la ley o no acordes a la temática tratada.
En ningún momento la publicación de un artículo suministrado por un colaborador, representará algún tipo de relación laboral con Culturizando.

  • Me encanta 1
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 1