Octubre 19, 2018

Colombia recupera tesoro precolombino con el apoyo del FBI

Colombia recupera tesoro precolombino con el apoyo del FBI

En un operativo de inteligencia y seguimiento, desarrollado exhaustivamente por el FBI, se logró la recuperación de un total de 38 piezas de arte precolombino extraídas de Colombia, mediante la acción de un coleccionista estadounidense.

Una alerta anónima desmanteló a un coleccionista

Todo comenzó con una alerta anónima a las autoridades, acerca de un coleccionista privado que llevaba décadas recolectando ilegalmente bienes culturales de varios países. Realizaba por su cuenta viajes y excavaciones, en los países donde sentía que podía realizar hallazgos valiosos.

Gracias a la acción oportuna de los efectivos de seguridad, regresaron a Colombia 38 piezas de arte precolombino. El acto se llevo a cabo en ceremonias paralelas en Washington y Bogotá, donde 27 artículos que pertenecían a las culturas indígenas del Caribe y el altiplano nariñense, se consignaron en la capital de Estados Unidos; el resto en la capital colombiana.

Es importante destacar que el evento en Washington estuvo encabezado por el embajador Francisco Santos y la subsecretaria de la Oficina de Asuntos Culturales y Educativos del Departamento de Estado de EEUU, Jennifer Galt.

En el acto en Colombia, realizado en el Museo Nacional, se consignaron las 11 piezas restantes, con la anuencia de la subsecretaria adjunta de Estado de los Estados Unidos, Aleisha Woodward. También asistió la Consejera para Educación, Cultura y prensa de la Embajada de Estados Unidos en Colombia, Abigail Dressel.

Como parte del desarrollo de la velada, se inauguró la exposición ‘Al rescate’. 13 piezas recuperadas gracias al trabajo entre Colombia y EEUU en la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales.

Se rescataron más de 1.000 piezas que habían sido robadas

Finalmente, el ‘coleccionista sin tesoros’ fue despojado de unas 1.000 piezas de arte. Estas provenían de Rusia, China y Nueva Guinea, además de objetos arqueológicos de culturas indígenas norteamericanas.

Así se cierra un nuevo caso de apropiación ilícita de bienes, para el enriquecimiento y opulencia individual. Los tesoros internacionales no deben convertirse en posesiones materiales de un particular; pertenecen a la idiosincrasia, acervo e identidad cultural de los pueblos, no solo de América sino del mundo entero.

Con información de: EL TIEMPO | El HERALDO  | NEWSWEEK

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0